martes, 1 de marzo de 2011

De todas formas ¿quién necesita instrumentos?

Después de ver todas las familias instrumentales, la cantidad de instrumentos que hay por el mundo, tan curiosos algunos, tan complejos otros; después de mostraros mi colección de instrumentos domésticos; de tocar y escuchar los variados timbres de los instrumentos del aula y los que os he traido; después de plantearos el desafío de que construyais vuestros propios instrumentos ...tal vez os encontreís un poco cansados de los dichosos instrumentos.
Tal vez querais volver a la esencia, al origen de la música, que es con toda seguridad el sonido del corazón de nuestra madre, cuando estabamos en su seno. El ritmo del corazón. Recrear ese ritmo y jugar con él, reinventandolo y enriqueciéndolo, pienso, está en el origen de cualquier música, antes incluso que el canto.
Y para hacer ritmos nuestros ancestros no contaban con nada, o mejor no necesitaban nada... se miraban las manos y estaban vacías, pero, hay dios, ¡qué bien sonaban!


Golpea tus manos al ritmo de tu corazón y disfruta con este maravilloso y solidario gadget

1 comentario:

  1. Como mola!
    Un día teniamos que hacerlo en clase!

    ResponderEliminar